No fue un destape, sino un acto de soberbia de Gurrión.

No fue un destape, sino un acto de soberbia de Gurrión.

marzo 8, 2018 Desactivado Por ESTER

Por Horacio Corro Espinosa
Oaxaca de Juárez a 8 de Marzo de 2018.- Ayer 7 de marzo inició el periodo de registro ante el Instituto Estatal de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), para las candidaturas a ayuntamientos y diputaciones locales. Antes de esta fecha no existía ningún candidato. Antes de esta fecha, tampoco nadie pudo haberse llamado “candidato”, quien lo haya hecho, violó el marco legal electoral.
El periodo de intercampañas inició el 12 de febrero y termina el 28 de mayo para concejales a los ayuntamientos que se rigen por Partidos Políticos. Durante este espacio, los aspirantes a diputados o a presidentes municipales, no podrán aparecer en spots electorales ni llamar a que voten por él ni a realizar actos a su favor.
Sin embargo, el diputado local Samuel Gurrión Matías, se nombró candidato a presidente municipal de la ciudad de Oaxaca el 5 de marzo en la sala audiovisual del H. Congreso del Estado, frente a un grupo de representantes políticos de los partidos del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.
La sala audiovisual del Congreso fue solicitada por el Diputado Gurrión —el día 3 de marzo—, al Oficial Mayor Igmar Mdina Matus, “para llevar a cabo las actividades de mi agenda de ese día.” Pero el acontecimiento resultó ser otra cosa al oficio número LIII/037/2018, porque se convirtió en un acto político de inicio de campaña a la presidencia municipal de la ciudad de Oaxaca.
Por otra parte, los dirigentes del Partido Acción Nacional, de la Revolución Democrática, y del Movimiento Ciudadano, dijeron confiar en esa candidatura, pues lo consideraron un cuadro político fuerte, quien tendrá el triunfo en la capital oaxaqueña.
Por su parte, la presidenta de la junta de coordinación política de la Cámara de Diputados, María de las Nieves García Fernández, dijo que usar de las instalaciones legislativas para promover la candidatura de Samuel Gurrión, viola la ley electoral.
Y es cierto, lo que realizaron estos señores en el espacio legislativo, fue hermosear una nueva forma de propaganda política. Además, utilizaron los recursos públicos para tal fin. El simple gasto de la luz eléctrica es hacer uso de un recurso público para un fin político. Pero en fin, este tema le tocará analizarlo a las instituciones electorales.
Además, se dijo candidato cuando aún no eran los tiempos de candidatura, porque estos iniciaron ayer, el día 7 de marzo.
Después de 3 días del hecho, el presidente de la Mesa Directiva de la 63 Legislatura Local, Jesús Romero López, ha guardado un silencio que se oye cómplice, aderezado de impunidad hacia su compañero diputado expriísta, ahora panista.
El acto político realizado en la Cámara de Diputados por los representantes de los partidos políticos, fue un suceso para autodemostrarse poder, impunidad, prepotencia. Ellos mismos se pintaron como hombres irrespetuosos de las instituciones. Si eso le hicieron al poder legislativo, qué no le podrán hacer a un municipio.
En esencia, fue un acto de soberbia: pues ellos pueden hacer cualquier cosa a la hora que quieran y donde quieran. Dejaron bien marcado el límite de su imperio. Fue un mensaje a los oaxaqueños para legitimar su caudillaje sin límites, y exponerle a todos que su poderío es perdurable.
El presidente de la mesa directiva, Jesús Romero, declaró hace dos días: “Yo percibo un estado con una debilidad institucional y fragilidad…” Con esta afirmación, parece que se autocritica, pues está contribuyendo a que las instituciones, como la Cámara de Diputados, se desquebraje más rápido que inmediatamente, cuando él está obligado a impedir que gente extraña llegue a violar los límites de su casa.
Es probable que después de 3 días, Romero López, ya no emita ningún posicionamiento como Presidente de la Mesa, como en su momento lo hizo la diputada María de las Nieves, Presidenta de la junta de coordinación política.
Al final de cuentas, al Instituto electoral le corresponde estar informado de cualquier propaganda que utilicen los servidores públicos con el objeto de promocionar su imagen con fines electorales, pues no fue una simple actividad de agenda, sino un acto anticipado de precampaña o de campaña que pudiera quebrantar el principio de equilibrio en la contienda.

Twitter:@horaciocorro
Facebook: Horacio Corro
horaciocorro@yahoo.com.mx